¿Qué clase de tienda tienes?

¿Qué clase de tienda tienes?

Espacios de venta

Cuando me preguntan por la distribución y decoración de una tienda física, por si está bien o si cambiaría algo, me resulta difícil siempre difícil contestar: hay muchos aspectos a evaluar que prescinden de la visión puramente decorativa.

El diseño de una tienda no es solo cuestión de gusto: es el resultado de un proceso de análisis. Las decisiones que se toman antes de crear el proyecto abarcan diferentes aspectos y tienen que ver con:

      • el tipo de producto
      • el tipo de cliente
      • la personalidad de tu marca
      • la experiencia que quieres dar al cliente
      • …y como consecuencia el gusto estético

Obviamente tiene que gustarte y tú y tu equipo debéis encontraros cómodos en el ambiente resultante, pero también es importante focalizar la atención en el objetivo final: VENDER (y vender mucho, ¿no?).

Si tu tienda vende “sola”, ¡mejor!

Escuela de Inglés Boomerang en La Garriga

El proyecto además se compondrá por varias partes coordinadas que colaboran para alcanzar el mismo objetivo.

Mi consejo es que el diseño sea global, y comprenda

      • interiorismo
      • gráficas
      • visual merchandising

«Coordinado» is the new black

OJO: coordinado no significa que tu color corporativo, tu logo, tu imagen publicitaria se repitan hasta volverse molestas, sino que haya un equilibrio entre las diferentes partes de proyecto.

Empatía con el público objetivo de referencia

Pregúntate cuales son los hábitos de tu cliente: ¿tiene prisa? ¿Es observador? Va elegir entre muchas cosas o ¿tiene las ideas claras?

También es importante conocer el periodo de tiempo en que la clase de producto que vendes se va a quedar en tu tienda:

¿Sigue las modas?

¿Es un producto que evoluciona (tipo los productos tecnológicos)?

¿Necesitas muchas imágenes, explicaciones? (en una tienda de planta está bien que haya explicaciones claras para clientes torpes como yo).

Todo esto influye sobre la clase de mobiliario y de decoración que vas a necesitar: tendrá más o menos personalidad, será más o menos adaptable a los cambios de la moda y del producto.

De hecho, uno consejo muy importante que he de dar sobre el espacio es

¡No sigas las modas!

O, si lo haces, mantén viva tu personalidad, y no te comprometas demasiado en algo que, ya lo sabes, pronto cambiará.

¡Por estos motivos la creación de un proyecto que evoluciona contigo y con tu negocio es la mejor solución!

¿QUIERES HABLARME DE TU PROYECTO?